Yeguada las Regueras, calidad a todo color.

0
Share
Yeguada LAS rEGUERAS

23-08-2021 Ana O’war.

En la localidad zamorana de Villamor de los Escuderos se esconde una de las yeguadas de deporte más singulares de nuestro país. Desde hace veinte años, La yeguada Las Regueras cría caballos de deporte para doma clásica de capas diluidas. En tierra de vinos, encontramos calidad a todo color. 

El oro del trigo cubre los campos circundantes a la localidad de Villamor de los Escuderos, a unos veinte minutos de Salamanca y a menos de una hora de la frontera portuguesa. Sin embargo, el cereal mediterráneo no es el único destello dorado que baña los campos zamoranos. Las capas cremello, palomino o bayo que lucen los centroeuropeos con orígenes de doma de la Yeguada las Regueras brillan también con luz propia. 

Ivan Lozano, su propietario, comenzó esta andadura en el año 2000 gracias a su familia política: “a mi me gusta la cría en general y, a raíz de un caballo castrado que me regaló mi suegro, decidí yo también comprarme una yegua de cría.” Esa yegua, de capa palomina, respondía al nombre de “Calima” e Iván le añadió el apellido “IE”, sello que llevan todos sus animales. 

Desde aquel lejano año 2000 y hasta el 2009, Iván centró sus esfuerzos en encontrar capas diluidas, normalmente sobre alazán, dejando a un lado los orígenes y las razas. La mayoría de sus yeguas eran cruzadas de lusitano, pero sin carta. 

Sin embargo, cuando la yeguada iba a cumplir un decenio de vida, los cimientos de este proyecto casi se vienen abajo por dos hechos de gran importancia. 

Yeguada Las Regueras

En primer lugar, la crisis económica. Hasta ese momento, la cría no era un negocio rentable en Las Regueras. Como otros tantos ganaderos, Iván tenía un negocio principal, alejado de los caballos, que le ayudaba a mantener su hobby. Y aunque los productos se vendían, el precio que el mercado ofrecía por sus potros no cubría el coste que estos habían supuesto al criador.

Con la crisis económica azotando duramente en todo el mundo, estos caballos de capas diluidas deberían empezar a valerse por sí mismos. O la cría empezaba a ser rentable, o habría que echar el cierre.

Por otro lado, un caballo holandés de nombre “Money Maker” y capa perla palomino llega a las Regueras. Ahí Iván ve algo nuevo, algo desconocido hasta el momento: calidad y, después, color.El cambio fue tal que hasta este semental insignia mudó su nombre y pasó a llamarse “Emigrante IE”. 

Me cambió el chip. Yo buscaba la capa y, después, la calidad. Pero con “Emigrante” le di la vuelta.”

En ese momento, Iván decide deshacerse de todas sus yeguas y, como el ave fénix, hacer que la yeguada renazca de sus propias cenizas. El ganadero busca fuera de nuestras fronteras lo que no pudo encontrar dentro: yeguas de vientre con gran calidad genética, capa alazana y, a ser posible, resultados demostrados en pista.


Al principio, el primer caballo famoso aparecía muy atrás en el árbol de aquellas yeguas”, nos reconoce. Pero aquello era un buen comienzo para todo lo que vendría después.

Cría deportiva de capas diluidas

Hoy en día, en las Regueras pastan orgullosas hijas de sementales tan contrastados como “De Niro” (“Donnerhall” x “Arkentz II”), “Negro” (“Ferro” x “Variant”), “Belissimo M” (“Beltain” x “Romadour”), “Wolkentanz II” (“Weltmeyer” x “Ludenorff”) o el recién fallecido “Quaterback” (“Quaterman” x “Brandenburger”) .

Junto a ellas, descansa la abuela de la yeguada y la primera piedra de toque, junto a “Emigrante IE”, de este nuevo proyecto: la gran “Mandolina” (“Murat” x “Mandat”). Y es que pese a que los orígenes de esta yegua no son tan vistosos como los de sus vecinas, la veterana “Mandolina” posee dos grandes cualidades. En primer lugar, es de capa cremella (por lo que, independientemente de del color del semental, dará un potro de capa diluida) y, además, es una gran yegua madre. No en vano, la polaca es madre de tres de las yeguas de vientre de la yeguada: las palominas “Quanta Klasse IE”, “Quintessence IE” y “Qatiana IE”, todas por “Quaterback”.

Quaterback

Y, además, “Mandolina”, junto a la también cremella “Norma Jean” (“Mylord” x “Iberian Blue”) ayudó a Iván a solucionar el siguiente gran problema en su camino: obtener sementales.

Si las yeguas, con primerísimos orígenes, son de capas alazanas, el color debe venir por línea paterna. ¿Y cómo conseguirlo? En las Regueras lo tienen claro: fabricando en casa a los sementales.

Un linaje deportivo de oro

Actualmente, la yeguada cuenta con cuatro padres, tres de ellos nacidos en casa. Estos sementales, además de cubrir a las yeguas de las Regueras, se encuentran disponibles para todo aquel ganadero que quiera disponer de sus servicios.

El más veterano es el palomino “Quatercream IE”, hijo de la ya mencionada “Mandolina” y del semental súper clase “Quaterback”. Con su 1,80 de alzada, este imponente semental se ha convertido en uno de los pilares clave de la yeguada y, en un plano mucho más subjetivo, en el caballo preferido de una servidora.

“Quatercream IE

Un año más tarde, ya en 2015, nació el también palomino “Fürst Florenhall IE”, hijo de la ya mencionada “Norma Jean” y del semental hannoveriano “Fürst Nymphenburg I”. “Furst”, como ya se le conoce en casa, está dando sus primeros pasos en la competición nacional. De la mano de Alba Blasco Moreno, el semental de las Regueras ya se ha clasificado para el Campeonato de España de potros en la categoría de seis años. En su última reprise, en el CDN de Hípica Vargas y Cutillas (Elche), el palomino abandonó el cuadrilongo con su amazona tras conseguir una nada despreciable media de 69,200%.

FURST FLORENHALL IE


El último de los sementales nacidos en casa es el dos años “Unbridled IE”, medio hermano de “Fürst” por línea materna e hijo de United (Krack C) concursado por Edward agal

Finalmente, el catálogo de sementales lo cierra el westfaliano “Leyenda”, incorporado en este 2021. Este castaño morcillo es hijo de “Lancer III” (a través de “Lacordos”) y bisnieto de “Pilot” (por línea “Pinnochio”). Pese a lucir orígenes de salto, “Leyenda” ha demostrado ser un auténtico caballo de cuadrilongo. Disputó las finales del Bundeschampion en las categorias de 5 y 6 años, consiguiendo notas por encima de 8. 

“Leyenda”, con su capa castaña morcilla, abre nuevas posibilidades en la yeguada. Y es que, aunque las Regueras siempre ha dominado el palomino, Iván está incorporando nuevas capas y colores.Un buen ejemplo de ello es la pía “St Tropez”, hija de “Longacres Samara” y “Eska” (por “Skaner-A”) o el foal bayo “Exquisit IE”, hijo de “Norma Jean” y del semental “Estobar NRW”.

Este 2021 han nacido en las Regueras 9 potros de capas cremellas, palominas, alazanas y bayas. Algunos de estos potrillos pasarán a formar parte del plantel de la yeguada pero la mayoría de ellos ya tienen asignados un nuevo hogar. Y es que la demanda es tal que los potros de las Regueras se venden antes de nacer y, en algunos casos, incluso un par de temporadas antes.

La calidad genética de sus progenitores, unido a las llamativas capas, hace que los potrillos de las Regueras sean el sueño de muchos propietarios. De hecho, mientras escribo estas líneas, espero ansiosamente que, la temporada que viene, nazca el mío.

Para saber mas

WEB

ENtradas relacionadas