Marc Amat ficha como jinete en las cuadras de Alex Van Silfhout

Marc Amat con Armas Zelindo

23-03-2019 Lily Forado

Todos tenemos alas. Hay quienes las utilizan, en cambio, hay gente que las esconde por temor a que se las corten. Todo el mundo tiene potencial y talento. El miedo a volar es lo que siempre confunde y retiene,  creando así unos miedos que  bloquean nuestra posibilidad de crecer y salir de nuestra zona de confort.

En el momento menos inesperado a veces surgen oportunidades que a raíz del miedo, de inseguridades y la falta de ambición, la gente rechaza. No obstante, de manera contraria, dicen que hay muchos trenes que pasan por la vida, pero sólo uno que nunca se debe de perder. Ese tren es el tren de la oportunidad.

En el mundo ecuestre, muchos son los jinetes que deciden sacar a volar sus alas con el fin de perseguir un sueño y embarcarse en el tren de la oportunidad.  Todo sueño no es imposible, pero para ello hay que salir de dicha zona de confort y enfrentarse a ciertos sacrificios y esfuerzos.

Inicios de Marc Amat 

Marc Amat  de tierras mediterráneas, empezó en el mundo del caballo desde bien pequeño, seis años. Su vinculación comenzó de la mano de su padre, cuando ambos montaban en el campo. A lo largo de los años, Marc fue desarrollando su equitación. Con la edad de 14 años es cuando descubrió el fantástico mundo de la doma clásica gracias a su primer profesor Guillermo Cano, donde adquirió técnica. En uno de los veranos, Marc estuvo bajo la batuta de Antonio Quinta, un jinete de vaquera muy famoso de Sevilla. Él mismo fue quién le guio hasta Carlos Torrell,  con el fin de forjarse más en la doma clásica. En 2009, Marc comenzó su andadura profesional en el apasionante mundo del ballet ecuestre.

Marc Amat y Armas Zelindo

Marc define la doma clásica como arte. Según él, en la doma clásica se mezclan: técnica, precisión, feeling, sentimiento, conexión, belleza y ritmo. Cuando todos ellos se unen, se produce la magia.  Esa magia entre caballo y jinete es una simbiosis perfecta que con el tiempo se va formando y luego es inquebrantable. Para Marc, la parte que más le gusta es el proceso diario:

“Lo que más me gusta es ver  la evolución diaria, que unos días vas hacia delante y otros no. Y, al final, un pequeño detalle hace que valgan la pena todo el esfuerzo y tiempo invertido. De todos los caballos que monto intento siempre, dentro de sus posibilidades, sacar lo mejor que tienen por dar.”

Uno de los pilares básicos del aprendizaje es la observación.  A veces no basta con observar, sino que es necesario tener la intención de repetir esos movimientos, pues no observas de la misma manera a un jinete cuando simplemente estás entreteniéndote con su ejecución de ejercicios ,  que cuando lo observas porque quieres aprender lo que hace e imitarlo.

Dicho y hecho, la observación ha sido un factor clave para Marc :

Mi formación como jinete la he obtenido observando mucho, con unas ganas infinitas de mejorar, fijándome siempre en los mejores jinetes internacionales y con un grado de autoexigencia importante; que no siempre juega a mi favor. He estado al lado de buenos jinetes durante largas temporadas, algunos de los cuales son grandes amigos, que me han ayudado en varios momentos de mi vida. Por otra parte, la base de mi equitación considero que es bastante autodidacta, respetando siempre los parámetros de la doma.

Nueva Experiencia profesional de mano de Alex Van Silfhout.  

En el momento menos inesperado surgen oportunidades que no se pueden rechazar, y eso es lo que le ha pasado a Marc . Tras sus idas y venidas en el país holandés por motivos comerciales junto a su socia Ellen Thijssen, en su camino se cruzó con Alex Van Silfhout. Dicho cruce se traduce en una oferta de trabajo, que sin pensarlo dos veces, Marc Amat decide embarcase en el tren y formar parte del elenco de jinetes de Diederik y Alex Van Silfhout

Todo surge de la manera más casual del mundo: fui con mi amiga y socia Ellen Thijssen a probar unos caballos para unos clientes de Gran Premio a las cuadras de los Van Silfhout, y al bajarme del caballo, Diederik, después de verme montar, me ofreció el trabajo. Ellen, que siempre ha sido un gran apoyo para mí, rápidamente me aconsejó en todo lo relativo.

 Dicha oferta de trabajo, es una gran oportunidad para Marc Amat. No sólo forma parte del elenco de jinete  del entrenador nacional de Holanda, sino que gracias a esta oportunidad Marc adquirirá más experiencia entrenando con una de las grandes inminencias del panorama internacional de doma clásica.  

Para mí, poder tener la oportunidad de trabajar con Diederik y Alex Van Silfhout significa un paso muy importante en mi carrera profesional. Y supone también, un gran cambio en mi vida, que creo que vale la pena afrontar porque la oportunidad lo merece. Mi objetivo es enriquecer mis conocimientos y experiencia para proyectar mi futuro y poder internacionalizarme.

Referente a su puesto de trabajo, sus funciones consistirán en llevar a cabo el entrenamiento de los caballos jóvenes para  llevarlos al máximo nivel : “Trabajaré con caballos jóvenes, a los que sacaré en las pruebas pertinentes, y con caballos de nivel San Jorge Intermedia, con los que también competiré, intentando que lleguen todos ellos a Gran Premio”

El 1 de abril, Marc Amat se incorporará en las cuadras de Van Silfhout y cerrará su capítulo con la Yeguada Varona y con la Yeguada Velasco. A lo largo de estos últimos cuatro  años, Marc Amat ha sido el jinete central de los ejemplares de la ganadería de Carlos Velasco, así como dos años con Jose Antonio Varona y Belen Peña. Entre los caballos destacamos Ambicioso VG de Yeguada Velasco  o Armas Zelindo de Yeguada Varona. Por ellos su palabras de Agradecimiento son estas:

“Quiero expresar mi agradecimiento durante cuatro años a la Yeguada Velasco, y en concreto a todo su equipo, que me han apoyado en todo . Y por otro lado a Jose Antonio Varona y Belén Peña, propietarios de Armas Zelindo, quiero también reiterar mi agradecimiento por su respaldo incondicional “

 

Marc Amat con Armas Zelindo

La temporada 2018 siempre quedará en el recuerdo para el jinete catalán, ya que a lomos de Armas Zelindo, cabalgó por el olimpo de los caballos Jóvenes, en el Campeonato del Mundo de Caballos Jóvenes

De esta temporada pasada, destacaría la gran evolución de este magnífico caballo PRE Armas Zelindo, propiedad de Yeguada Varona, que me ha sorprendido gratamente y con quién, en cada concurso, hemos potenciado sus puntos fuertes y mejorado sus puntos flacos. Es un caballo con el que tengo una gran sintonía y disfruto muchísimo montándolo. De él me gustan especialmente su trote, que es muy expresivo y las piruetas, en cuanto al galope se refiere.

Marc Amat con Armas Zelindo

Ahora Marc se embarca en un nuevo proyecto profesional donde montará caballos centro europeos. Aún y asi su pasión por el P.R.E no se queda en la sombra:

Pienso que el caballo español ha mejorado mucho en los últimos años. También es verdad, que el interés del mercado internacional por esta raza ha ido creciendo de manera paulatina y significativa, en clientes que buscan competir con él. Cada vez, se pueden ver más potros españoles en concursos internacionales con medias al mismo nivel que caballos centroeuropeos. Por lo tanto, los ganaderos están buscando más amplitud, más elasticidad, buenos dorsos, y en general, un caballo deportivo. En definitiva, pienso que nuestro caballo está en una etapa de expansión.

Como toda persona, cada uno tiene sus fortalezas. Marc se define como :

Como jinete, la mayor debilidad que me reconozco es el grado de perfeccionismo que tengo de forma innata, que a menudo no me permite disfrutar del caballo en el día a día o incluso en los concursos. Sin embargo, creo que esta es también mi fortaleza, pues el tesón y esfuerzo que pongo en cómo hacer las cosas, creo que es una de las claves que me ha permitido llegar hasta aquí. Como curiosidad, otra de las debilidades que tengo es que soy supersticioso y, a veces, eso puede desconcentrarme

 

Paralelo a su actividad profesional, Marc junto a su “socia”  Ellen, se dedica a la venta de caballos. Desde un punto de vista más personal, Marc  si tuviera que montar un caballo estrella se decantaría por el gran Totilas para poder sentir ese piaffe y passafe. Como todo jinete, siempre se sueña en competir en grandes shows. Marc aspira un día competir en los concursos más grandes de nivel internacional, como Aachen, pero a día de hoy su concurso favorito es el Campeonato de Caballos Jóvenes.

Apasionado es una palabra que empiezan por la letra A. Una letra que no sólo es la primera   del alfabeto, sino es una letra que acompaña a Marc con su apellido Amat.  Marc  se embarca en un nuevo proyecto profesional donde su constancia, dedicación, pasión y disciplina son sus ingredientes que le han permitido cumplir sus sueños.

Mucha suerte en esta nueva aventura profesional en tierras holandesas.