El Comité Olímpico Internacional contempla aplazar los JJOO de Tokio 2020

22-03-2020 Nota de Prensa COI.

El Comité Olímpico Internacional (COI) se ha dado un plazo de cuatro semanas para estudiar qué hacer con los Juegos Olímpicos de Tokio 2020, “incluyendo el escenario del aplazamiento“, tras la crisis sanitaria mundial que ha desencadenado la pandemia de coronavirus.

El COI ha admitido  por fin que es probable que los Juegos Olímpicos no se celebren en Tokio del 24 de julio al 9 de agosto. Así lo acordó esta mañana  en una reunión telemática de urgencia de su Ejecutivo convocada desde Lausana (Suiza).

Está previsto que los Juegos Olímpicos se disputen del 24 de julio al 9 de agosto, seguidos dos semanas después por los Juegos Paralímpicos, del 25 de agosto al 9 de septiembre.

La suspensión no está en la agenda“, indicó el COI en un comunicado tras una reunión de su Ejecutiva encabezada por el presidente Tomas Bach. “A la luz del empeoramiento de la situación a nivel mundial, la Ejecutiva ha dado hoy el primer paso en la planificación de los posibles escenarios“, dice la nota.

“El COI, en cooperación con el Comité Organizador de Tokio 2020, las autoridades japonesas y el Gobierno Metropolitano de Tokio, iniciará conversaciones detalladas para completar su evaluación de la rápida evolución de la situación sanitaria mundial y sus repercusiones en los Juegos Olímpicos, incluida la hipótesis del aplazamiento”, señala el primer organismo deportivo mundial.

El COI confía en que habrá finalizado estas discusiones dentro de las próximas cuatro semanas y aprecia mucho la solidaridad y la colaboración de los comités olímpicos nacionales y de las federaciones internacionales para apoyar a los atletas y adaptar la planificación de los Juegos”.

“Una serie de sedes críticas necesarias para los Juegos ya no podrían estar disponibles. Las situación, con millones de noches de hotel ya reservadas, es extremadamente difícil de manejar, y el calendario deportivo internacional para al menos 33 deportes olímpicos tendría que adaptarse”, advierte el COI. Hay instalaciones temporales que tenían fecha de caducidad y, sobre todo, los apartamentos para los 11.000 deportistas en la Villa deberían se entregados a sus nuevos propietarios antes de final de año.

La llama olímpica que debía ofrecer “luz al final del túnel” del COVID-19, tal y como el alemán profetizó en la ceremonia de encendido de la antorcha, es débil. Pero se resiste a apagarse.

Nota de Prensa del COI